Los observadores de estrellas deberían marcar la “mejor” lluvia de meteoritos del año, según la NASA, en sus calendarios: las Gemínidas, que pronto se podrán ver. Se espera poder ver alrededor de 120 meteoros por hora durante su pico.

Las Gemínidas, que alcanzan su punto máximo a mediados de diciembre de cada año, se consideran una de las mejores y más fiables lluvias de meteoros anuales. Las Gemínidas no empezaron de esa manera. Las Gemínidas comenzaron a aparecer a mediados del siglo XIX. Sin embargo, las primeras lluvias no fueron dignas de mención con solo 10-20 meteoros vistos por hora. Desde entonces, las Gemínidas han crecido hasta convertirse en una de las lluvias más importantes del año. Durante su pico, se pueden ver 120 meteoros Gemínidas por hora en condiciones perfectas. Las Gemínidas son meteoros brillantes y rápidos y tienden a ser de color amarillo.

¿De dónde vienen las Gemínidas?

Los meteoros provienen de partículas de cometas y fragmentos de asteroides. Cuando estos objetos rodean el sol, dejan un rastro polvoriento detrás de ellos. Cada año, la Tierra pasa a través de estos rastros de escombros, lo que permite que los pedazos choquen con nuestra atmósfera donde se desintegran para crear rayas ardientes y coloridas en el cielo.

En el caso de las Gemínidas, y diferencia de la mayoría de las lluvias de meteoritos que se originan en cometas, las Gemínidas se originan en un asteroide: 3200 Phaethon. El asteroide 3200 Phaethon o Faetón tarda 1.4 años en orbitar alrededor del Sol una vez. Es posible que Faetón sea un “cometa muerto” o un nuevo tipo de objeto que los astrónomos están discutiendo llamado “cometa de roca”. La órbita altamente elíptica similar a un cometa de Faetón alrededor del Sol da crédito a esta hipótesis. Sin embargo, los científicos no están seguros de cómo definirlo. Cuando Faetón pasa por el Sol, no desarrolla una cola cometaria y su espectro parece un asteroide rocoso. Además, los trozos y trozos (2-3 g / cc) que se desprenden para formar los meteoroides Gemínidas también son varias veces más densos que las escamas de polvo cometario (0,3 g / cc).

3200 Phaethon fue descubierto el 11 de octubre de 1983 por el satélite astronómico infrarrojo. Debido a su proximidad al Sol, Faetón lleva el nombre del personaje del mito griego que conducía el carro del dios sol Helios. Faetón es un pequeño asteroide, su diámetro mide sólo 5.10 kilómetros de ancho. Fue el astrónomo Fred Whipple quien se dio cuenta de que Faetón es la fuente de los meteoros Gemínidas.

¿Cuál es la diferencia entre meteorito, meteoro y meteoroide?

Un meteoroide es una partícula sólida flotando en el espacio. Cuando este meteoroide se acerca a la órbita de algún planeta, en este caso la Tierra, y es atraído por ella, al entrar en su atmósfera se convierte en meteoro, incinerándose por la fricción contra las partículas de la atmósfera y velocidad de ingreso. En este estado de ingreso también se les conoce como bólidos. Los bólidos serían aquellos meteoros cuya luminosidad es superior a -4 (la del Planeta Venus) y si su luminosidad es mayor al de la Luna Llena, entonces se les aplica sólo el nombre de superbólidos. Si el meteoro o superbólido no se desintegra y cae a la superficie terrestre, entonces su nombre cambia a meteorito o aerolito (Aeros: aire; Litos: piedra).

En resumen, se le llama meteoroide cuando está en el espacio, meteoroide o bólido cuando ingresa a la atmósfera y meteorito o aerolito cuando toca la superficie.

¿Pero por qué se les llama Gemínidas?

El punto en el cielo de donde parecen provenir las Gemínidas, su radiante, es la constelación de Géminis, los “Gemelos”. La constelación de Géminis es también de donde obtenemos el nombre de la “lluvia de estrellas”: Gemínidas. Nota: La constelación que da nombre a una lluvia de meteoritos solo sirve para ayudar a los espectadores a determinar qué lluvia están viendo en una noche determinada. La constelación no es la fuente de los meteoros. Además, no debe mirar solo a la constelación de Géminis para ver las Geminidas, son visibles en todo el cielo nocturno.

¿Entonces cómo ver la llamada “Mejor Lluvia de Estrellas del Año 2021”?

Aquí te compartimos 5 consejos para sacar el mejor provecho este año:

  1. Dónde y cuándo ver las Géminidas: Las Géminidas se pueden ver en cualquier parte del cielo nocturno, no sólo desde la constelación de Géminis, desde el 13 al 17 de diciembre de 2021. Obviamente no es una “lluvia de estrellas” como usualmente la conocemos, sino una lluvia de meteoros.
  2. Sal de la ciudad: Probablemente tendrás que trasladarte a algún lugar realmente oscuro sin la contaminación de las luces de la ciudad. Busca un lugar con una vista amplia del cielo, libre de obstrucciones como árboles altos, montañas o edificios. Es preferible que no haya Luna y que no esté nublado, pero esa es cuestión de suerte. Este año tendremos Luna Creciente en la constelación de Piscis durante esas fechas, lo mejor es dirigir tu vista lejos de esa área. En cuanto a la nubosidad, de acuerdo al pronóstico del tiempo al momento de escribir este artículo, se espera que el día 13 esté menos nublado que los días siguientes, aunque los expertos sugieren que el día 14 de diciembre a las 2 am será el mejor momento.
  3. Cuídate. Asegúrate de ir a algún lugar con más personas que también vayan a lo mismo que tú. Si vas solo, no dejes de avisar dónde estarás. ¡Y abrígate bien!
  4. Hacia dónde voltear ver: En casi todas las lluvias, el radiante (el punto desde donde aparenta entrar la lluvia de meteoros) es más alto justo antes del amanecer, pero en cualquier momento entre la medianoche y el amanecer te da una vista de la mayoría de los meteoros de frente, para una visualización más frecuente. A partir de la medianoche, su ubicación en el globo gira hacia la mitad de la Tierra orientada hacia adelante (en relación con la dirección de la órbita). Al amanecer, su ubicación en el globo se enfrenta directamente a la dirección en la que la Tierra viaja a lo largo de su órbita. En particular, la lluvia de meteoros Gemínidas es visible durante toda la noche, ya que Géminis aparece una o dos horas después del anochecer; el radiante es más alto poco después de la medianoche.
  5. Nuestra visión es sensible al movimiento. Nuestra vista ha evolucionado para detectar movimientos. Si volteas casualmente hacia arriba, eventualmente podrás ver hasta por el rabillo del ojo el movimiento de un meteoro.
  6. ¡Disfruta el espectáculo! Coloca una sábana en el sueño y recuéstate boca arriba para cubrir el mayor espacio de cielo posible. Si tienes pendiente que se te suban los insectos, entonces quizá estarás más cómodo en una silla de jardín reclinable, mantas y una bebida caliente (o unas frías). Van a pasar unos 20 minutos hasta que tus ojos se adapten por completo a la oscuridad del cielo nocturno y se hagan más sensibles al brillo de los meteoros. Invierte por lo menos una hora o más y no te desesperes, los meteoros tienden a aparecer en rachas, seguidas de calma.
  7. No necesitas equipo especial. Tus ojos bastan. El uso de binoculares o telescopios no funciona bien con las lluvias de meteoros. Es mejor ver el panorama completo. Estar tratando de enfocar la aparición de un meteoro en alguna zona con un lente de acercamiento, podría hacer que te pierdas otros más alrededor.
  8. No veas tu teléfono. La iluminación de la pantalla de tu dispositivo móvil hará que tus pupilas se contraigan y pierdas parte del tiempo que estuviste acostumbrándote a la oscuridad.
  9. Trae a un amigo. Ambos volteen a ver diferentes partes del cielo. Si uno ve alguna, grite “¡Meteoro!” Deje que sus ojos recorran con naturalidad todas las partes del cielo.
  10. Disfruta de la naturaleza. Como dijo una vez un sabio, la observación de meteoros se parece mucho a la pesca. Sales fuera con la esperanza de atrapar algunos.

Hechos y rarezas de las Gemínidas

  • Las Gemínidas son mucho más lentas que las famosas Perseidas veraniegas o las impredecibles Leónidas porque no nos golpean de frente. Entran a la Tierra de lado. A 30 kilómetros por segundo, se desplazan a la mitad de la velocidad de las otras lluvias importantes, y se nota. Es muy atractivo. En lugar de breves y agudos golpes en el cielo, obtenemos rachas pausadas.
  • Estos meteoros también son los más misteriosos del universo conocido. Todas las demás lluvias son escombros de cometas, un material escaso menos denso que el hielo. Curiosamente, los meteoros Gemínidas son dos veces más densos, y sin embargo demasiado livianos para ser un material de asteroide de piedra de metal. Entonces, ¿qué podrían ser?
  • También hay otras rarezas. Todas las demás lluvias de meteoros importantes se han observado durante siglos o milenios. Pero las Gemínidas se empezaron a ver a mediados del siglo XIX, cuando comenzó como una modesta lluvia que arrojaba solo 20 meteoros por hora. Con el tiempo, se ha vuelto cada vez más rico; ahora entrega de uno a dos por minuto.
  • A pesar de décadas de búsqueda, la fuente de estos extraños fuegos artificiales fue desconocida hasta 1983, cuando el satélite IRAS de detección de infrarrojos de la NASA encontró un pequeño cuerpo que se movía exactamente en la misma trayectoria que el enjambre de meteoritos. Llamado Faetón, tiene una órbita rápida que lo lleva muy lejos dentro de la órbita de Mercurio y luego más allá de Marte hacia el cinturón de asteroides. Dado que Faetón no desarrolla una cola parecida a un cometa ni arroja material al acercarse al Sol, se asumió que era un asteroide, un cuerpo rocoso.

Facebook Comments

GRACIAS A TU DONATIVO PODERMX SIGUE SIRVIENDO A LA COMUNIDAD.