Restauranteros de Mexicali desdeñan el decreto de AMLO

Fueron pocos los miembros de la iniciativa privada los que se interesaron en el decreto de disminución del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en la franja fronteriza del norte del país, menos aún los que lograron adherirse al programa, cuyas reglas de operación fueron complicadas y el software utilizado poco funcional.

En donde prácticamente pasó de noche este estímulo fue en la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), organismo en el que fue mínimo el interés de los afiliados a suscribirse a la reducción del gravamen.

Su presidente en Mexicali, Miguel Ángel Torres, indicó que solamente diez de los cien negocios adheridos en la actualidad decidieron buscar el beneficio. De esos diez, solamente cuatro fueron los que pudieron cumplir con los requisitos que exigieron autoridades del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Las quejas de restauranteros fueron similares en la mayoría de los casos, referentes a la falta de reglas claras, además que el sitio de internet para inscribirse era poco amigable y tenía fallas continuas.

Lo anterior se traduce en un raquítico 10% del total de afiliados a Canirac, que se hace todavía menos si se toma en cuenta que hay más de 600 comercios del giro restaurantero en la ciudad, solo que solo una centena se encuentra adherido a la agrupación.

El presidente de la Cámara aseguró que los precios de los platillos y servicios no se verán aumentado debido a que los dueños de restaurantes y servicios de banquetes que pertenecen a Canirac absorberán la diferencia de costos ya que consideran que les resulta menos complicado hacerlo que someterse a las exigencias de la Federación para inscribirse en el mencionado decreto.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.