Las campamochas matan pájaros y se comen sus cerebros alrededor del mundo

Investigadores encontraron que estos agresivos insectos carnívoros, cuya dieta regular consistía en insectos, arañas, pequeñas ranas y lagartijas, también matan y comen aves pequeñas. Un estudio llevado a cabo por un grupo internacional de zoólogos documentó, por primera vez, este sorprendente comportamiento y reveló que está sucediendo en todo el mundo.


El estudio, publicado en The Wilson Journal of Ornithology, reunió y documentó 147 ejemplos de mantis comedoras de aves en todo el mundo, desde el primer caso documentado en 1864, identificando por lo menos a 24 especies de aves como víctimas de este insecto, siendo los colibríes la vasta mayoría del menú. Encontraron también que casi el 70 por ciento de los incidentes fueron reportados en Norte América y el resto en otros 13 países, en todos los continentes, excepto Antártica. El 67% de los casos fueron registrados entre 2000 y 2015.

De acuerdo a al menos una de las observaciones incluidas, el acto es bastante horripilante, especialmente ya que las mantis son conocidas muchas veces por consumir a sus víctimas mientras siguen vivas.

El método de las mantis parece ser acercarse al ave mientras cuelga de cabeza abajo, y entrar a su cavidad craneal a través de alguno de los ojos, para alimentarse del tejido cerebral.

El ataque que puede terminar con una decapitación completa, es posible debido a las poderosas patas frontales – a veces descritas como antebrazos- que le permiten capturar e incapacitar a la víctima.

Simplemente sostienen [a su víctima], y después se la comen mientras todavía están vivas, lenta y lentamente hasta que no queda nada. Es impresionante

Dijo el ecólogo forense Dietrich Mebs de la Universidad de Frankfurt en Alemania


Algunos de los investigadores también comentaron que el estudio mostró que las mantis sí ponen en riesgo algunas poblaciones de aves. Por esa razón se advierte que se tenga mucho cuidado cuando se suelten mantis con el propósito de controlar plagas, algo que se ha venido practicando en el pasado.

La documentación de casos no ha sido una observación sistemática y estricta, sino que está basada en la mayoría de los casos, en reportes hechos por personas que han tenido la oportunidad de presenciar tales escenas.

La víctima reportada más frecuentemente ha sido el colibrí de garganta roja o rubí (Archilochus colubris) en los Estados Unidos. Más del 70 por ciento de los casos reportados por las personas fueron de colibríes en ese país, usualmente cuando las aves visitan los bebederos para colibríes en los jardines particulares, donde sus dueños acostumbran a observarlos, y tiene sentido que se hayan podido documentar más casos de estos.

 

Comentarios

comentarios

Comments are closed.