EL PAÍS

El coronavirus se ha cobrado la mayor presa deportiva posible. Los Juegos Olímpicos de Tokio, que debían haberse inaugurado el 24 de julio, se aplazarán un año, hasta 2021. Así lo ha anunciado el primer ministro nipón, Shinzo Abe, tras mantener una conversación telefónica con el presidente del COI, Thomas Bach, para llegar a este acuerdo.

“A la vista de las condiciones actuales, y por el bien de todos los atletas, hemos presentado una propuesta para un aplazamiento de un año, de modo que se puedan celebrar de manera segura”, ha apuntado el primer ministro en una comparecencia ante la prensa. Bach, ha dicho Abe, “se ha mostrado de acuerdo al 100%”.

Ambos han acordado “cooperar para celebrar las Olimpiadas en su formato completo, como testamento al triunfo sobre la infección”. Una de las posibilidades que se habían barajado en los días previos, cuando quedaba cada vez más claro lo inevitable, había sido celebrar los juegos en un formato reducido. El COI celebrará en los próximos días una asamblea para formalizar el aplazamiento.

No por anticipado el sabor de boca que queda en Japón es menos amargo. Abe había intentado evitar el aplazamiento por todos los medios y hasta el último momento, mientras las noticias que llegaban de otros países sobre el crecimiento de los casos de coronavirus se hacían más alarmantes, y el número de personas confinadas llegaba a los 1.700 millones en todo el mundo.

Tendrá que esperar la llama olímpica, que se encendió en la fecha prevista en Atenas y que llegó el viernes a Japón en una recepción multitudinaria de las que Occidente solo puede ahora recordar con nostalgia.

En un anuncio tan simbólico como lleno de tristeza, el presidente del comité organizador de los Juegos, Yoshiro Mori, confirmó la cancelación de los relevos de la antorcha hasta el pebetero tokiota.

Facebook Comments

GRACIAS A TU DONATIVO PODERMX SIGUE SIRVIENDO A LA COMUNIDAD.