CAMELOT: Al carajo directo y sin escalas

Francisco Fiorentini

Producto de nuestro abandono y desidia por la causa pública y en combinación con la absoluta irresponsabilidad de la mayoría de nuestros políticos hemos llegado prácticamente a la quiebra de las finanzas públicas en el Estado; poco importan los esfuerzos del actual secretario de Finanzas; lo abultado de las nóminas en el Estado y los municipios, la irresponsabilidad de líderes sindicales que con tal de quedar bien con unos cuantos y el excesivo esquema utilizado para las jubilaciones tanto de maestros como de la burocracia no dan oportunidad a margen de maniobra alguna, ya no se tiene ni para pagar la nómina; olvídese usted de obra y seguridad pública, de más y mejores hospitales, de servicios con calidad, pero ¿Cómo llegamos aquí?

La receta no tiene nada de especial, es tan simple que prácticamente se desarrolla en todo nuestro Estado, no hay que esforzarse mucho, es sencillamente estúpida: sea usted un político irresponsable, cuide su apuesta por seguir siendo popular a través de la vulgaridad de gastarse el dinero que no es suyo; en contubernio con el Sutspemidbc, cree las plazas que ya no se necesitan sin desgastarse apelando a la defensa de la dignidad ciudadana, no se preocupe por hacer un Gobierno responsable financieramente, contraiga mayores deudas, no importa si en un futuro podrán o no ser pagadas, total, ese ya no será su problema, será el de la ciudad, así que apelando al cortoplacismo de la inmediatez luzca su imponente figura en actos protocolarios y no en el saneamiento necesario, pero poco lucidor, del orden financiero de nuestros municipios.

No se preocupe, usted no está solo, lo acompañan regidores o diputados, la mayoría de ellos tristemente irresponsables, un juego de placas o la partida de apoyo social, por cierto de dudosa comprobación, y ¡Listo!, serán sus aliados o usted sabrá cómo granjearse su apoyo, ya que es muy probable que en el futuro no vuelvan a tener acceso a una cantidad mensual similar.

¿Transparencia y rendición de cuentas?, ¡para nada, que estos teman no nublen su estado de ánimo!, siendo usted alcalde, diputado o Gobernador poco tiene que preocuparse al respecto, total, si al Congreso del Estado llegan diputados a negociar posiciones, ejemplos hay muchos, tantos como el tamaño de la falta de agallas de nosotros los ciudadanos que hemos aceptado la complicidad de las negociaciones entre el PRI y el PAN –te doy a Pelayo a cambio de Bustamante, Hirata o Jaime Díaz o becas Progreso con su contundente expediente para que no pase nada. Total, yo oculto los tuyos y tú ocultas a los míos.

¡Pagar el Issstecali!, ¿para qué hacerlo?, ya estarán otros y que el problema sea de ellos, no hay por qué preocuparse si terminaremos en la simulación con el Gobierno del Estado y del Congreso para contraer nueva deuda, ¿ilegal?, ¡ja, poco importa el artículo 117 de nuestra Constitución Federal!, y ¿La Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y de los Municipios, que prohíbe expresamente la deuda para gasto corriente?, ups, no se fije en nimiedades, que vengan otros y arreglen el cochinero, lo suyo es pasar a la historia como el político que hizo lo que quiso, no lo que debía hacer, mientras los ciudadanos seguimos la ruta de mandar al carajo y sin escalas el futuro de las generaciones por venir.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.