Debaten candidatos al Senado por BC; pocas propuestas y muchos ataques

Pocas propuestas reales y muchas descalificaciones e incluso memes y apodos, surgieron la noche de este jueves durante el debate oficial de candidatos al Senado de la República por Baja California, en donde el gran ausente fue Jaime Bonilla, principal blanco de señalamientos de los demás asistentes.

Juanita y Alejandro.

El evento organizado por la Junta Local del Instituto Nacional Electoral (INE) dio inicio a las 19:00 horas, aunque las porras llegaron hasta dos horas antes al crucero donde se ubica el recinto, en la primera sección de la capital bajacaliforniana. Y aunque el termómetro marcaba entonces 40 Grados Centígrados, los seguidores de los distintos candidatos aguantaron bajo la poca sombra que entonces se daba.

De la Alianza por México al Frente (PAN, PRD, MC), Gina Andrea Cruz Blackledge y Jorge Ramos Hernández; de Juntos Haremos Historia (MORENA, PT y PES), Alejandra León Gastelum; del PRI, Alejandro Arregui y Juanita Pérez Floriano; del PVEM, Ignacio Anaya Barriguete, y  del PANAL, Efraín Monreal
Gastelum y María del Rosario Lizárraga Sánchez, tomaron su lugar en el salón y comenzaron a tirarse con todo.

Alejandra León.

Quienes se abstuvieron de ataques fue el abanderado del Verde y los del PANAL, mientras que Alejandro, Gina y Jorge, dedicaron buena parte de sus participaciones a atacar a Bonilla, candidato de Morena que no estuvo presente.

Alejandra argumentó que su compañero de fórmula no estuvo presente a petición de ella misma, quien le pidió dejarla sola como una muestra de empoderamiento de la mujer en la política. La crítica de sus detractores no se dejó esperar. Ella respondió colocándose unos lentes oscuros de cartón a manera de burla.

“El Luisito Rey de la política”

Jorge Ramos a su llegada.

Jorge Ramos no se fue limpio. Alejandro Arregui lo calificó como “El Luisito Rey de la política en Baja [email protected], por actuar tan bien, en tanto que Alejandra León le adaptó el mote de “Jorge Jorgín Canallín”, parafraseando a López Obrador en el segundo debate.

Al tratar el tercer y último tema, el de la seguridad, el tono subió. Los ataques al peor gobierno en esta materia, estatal o federal, brotaron. Nadie ganó y nadie reconoció sus errores. Aislados de los medios, los candidatos de los partidos grandes se lanzaron acusaciones y reproches. Se recordaron el pasado mutuamente.

Los moderadores, Martín Bordchart y Laura Tejeda.

Al finalizar el debate formal, las puertas se abrieron y los reporteros entraron a tomar sus gráficas, a tomar las impresiones de los contendientes y a testificar las sonrisas, los abrazos y los besos que entre ellos se repartieron.

Afuera, en la calle, las porras tenían su propia pugna, entre banderas, música, porras y consignas. Afuera del cerco metálico del INE, la efervescencia del triunfo de este debate apenas iba a comenzar. La mesa de cada candidato estaba servida y el banquete de porras, de manos alzadas y de señales de triunfo estaba apenas por arrancar, con la mira puesta en el primero de julio del 2018.

 

 

Al final todos se abrazaron.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.