• A inicios del 2018 la empresa estadounidense SWF Constructors reemplazó 3.2 kilómetros del muro que separa y a la vez une, a Mexicali, Baja California con Calexico, California. Fue el primer fragmento de la ignominia de Trump. Un “hermoso muro” como lugar de memoria del odio y la exclusión. Con una altura de 9.1 metros de altura, superó la antigua malla construida en 1990. En las viejas láminas retiradas se fueron decenas de murales y símbolos de la identidad transfronteriza.
  • Thomas Gin, fundador y coordinador ejecutivo de la Casa de artes y oficios La joyita, ubicada en la colonia Santa Clara en Mexicali, al iniciar las actividades artísticas invitó al muralista Said Dokins, quien realizó en 2016 el mural “El orden se derrumba”, de esa fuente creativa germinaron otras 30 ó 40 propuestas sobre el muro, autoría de artistas locales y de otras partes de México. Al arrancar del suelo árido las láminas de la vieja valla, se fueron pegadas muchas representaciones plásticas de la frontera México-EE.UU. La historia y su mutabilidad, hoy encuentran en la frontera nuevamente un lienzo.
  • Un grupo de artistas ha vuelto a dar color a la valla de Trump, desde el lado mexicano. Víctor Eustolio H. Pardo a.k.a. “Tolo”, imparte el taller Muro Fronterizo en La Joyita. Como resultado de éste, iniciaron en el marco del “Día de la raza”, la primera fase de un ambicioso proyecto muralístico sobre el muro. El proyecto se llama “América para los americanos”.
  • El concepto trata en contrasentido la idea difundida en la Doctrina Monroe: de América para los americanos (estadounidenses). Integrará la representación pictórica de 5 familias en condición de migración. Familias Tzotzil, de Oaxaca, de Haití, de Centroamérica y de Sudamérica. Parte del proyecto es la escritura y la recuperación de las historias de personas en movilidad transnacional. “Queremos invitar a la comunidad migrante a expresarse”, nos dice el comunicólogo y artista, Tolo.

Imágenes cortesía de Tolo

  • Acerca del mural que actualmente realizan, señala: “Armé un águila y un nopal, pensando que la señal de la migración había cambiado de lugar. Además, el estilo tipo códice prehispánico lo escogí por sencillo y legible. Por su facilidad para ser realizado y a la vez, leído. Ante un lienzo tan grande como el muro, me cayó la idea de integrar a las cinco familias. Empecé con migrantes nacionales y de ahí partiremos.
  • “Crecí aquí en Mexicali y normalicé ver esa pared que nos separa de EE.UU., podíamos cruzar y en realidad, no era la gran cosa. Uno va creciendo y aprendiendo en la vida. Ahora lo veo distinto, las aguas se movieron. Hay más violencia y creció la migración. La migración es producto de la misma violencia sistémica del infinito ciclo de la acumulación originaria”. Reflexiona, Tolo.
  • “La Joyita es una iniciativa de la Asociación Civil El arte Salva, Proyecto Calle 13, es un espacio de formación artística y convivencia social con talleres de mosaico, música, percusión, serigrafía, danza y teatro entre otras artes”.
  • Este mural colectivo centrado en la problemática migratoria es realizado por los alumnos del taller. Es gente de la comunidad de la colonia Santa Clara y otras de alrededor. Adultos y jóvenes de entre los 20 y 60 años se reúnen a crear. La meta principal de la casa de artes y oficios La joyita, es aportar al desarrollo personal en el área del potencial artístico y creativo. También, asisten estudiantes universitarios, y eso vuelve a la Joyita un espacio de convergencia de gente con distintos orígenes e historias.

Las y los artistas de los últimos dos módulos realizados como parte de este mural dirigido por Tolo, son: Raymundo Carrillo, Yovana Acosta, Daniel Arce, Martha Alicia Barajas, Julissa Mascareño y Abel Martínez.

*[No. 77/2022]. El autor de esta publicación es profesor en la Facultad de Ciencias Humanas de la UABC. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores.

Facebook Comments

GRACIAS A TU DONATIVO PODERMX SIGUE SIRVIENDO A LA COMUNIDAD.