170 desaparecidos y más de 300 muertos y decenas de heridos, entre ellos un niño de 3 años que se encuentra hospitalizado y en estado grave, fue el saldo que dejó la detención de Ovidio Guzmán, hijo del peligroso narcotraficante, Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Desastroso operativo de las fuerzas armadas dejó más de 300 muertos, afirman residentes de Jesús María a la activista Delia Quiroga, amenazada de muerte por elementos castrenses.

Diez militares muertos, asesinados por sus propios compañeros al ser confundidos mientras saqueaban la casa de Ovidio Guzman.

La Secretaría de Marina y un grupo de elementos de alguna fuerza estadounidense -de la cual no se sabe a ciencia cierta cuál fue- son los que ejecutaron la operación para detener a Ovidio Guzmán, sin embargo, el daño colateral y las bajas de ambos bandos fueron escandalosas, tanto que la Organización de las Naciones Unidas (ONU), realizó una petición al Gobierno de México, solicitando se informe a detalle sobre ese operativo que tuvo muchas vidas humanas perdidas, debido al desaseo del operativo ejecutado por las fuerzas armadas de México.

En ese sentido Delia Quiroga, titular del Colectivo 10 de marzo y buscadora de personas desaparecidas, mencionó en entrevista exclusiva a este periodista, que la población le ha informado, la cifra de muertos en Jesús María, alcanza los 300 y hay más de 170 personas desaparecidas, puesto que las fuerzas armadas siguen operando en la población y ‘levantando’ a civiles que ya no regresan a sus domicilios.

Sin embargo, ella y su colectivo, a pesar de las amenazas de muerte recibidas por parte de elementos la Secretaría de Marina y el Ejército Mexicano, para obstaculizar su labor, ha podido documentar ya 53 muertos civiles, entre sicarios y ciudadanos que no tenían nada que ver, y diez militares abatidos, mismos que fueron muertos a tiros por sus propios compañeros a la hora de que un helicóptero abrió fuego hacia a la casa de Ovidio Guzmán, confundiendo a los soldados con sicarios.

Lo que no reportaron las fuerzas armadas es que esos militares en ese momento se encontraban saqueando la vivienda del narcotraficante y sus compañeros los confundieron con sicarios, por lo que fueron abatidos de forma instantánea.

La activista Delia Quiroga relata de forma dramática que incluso un anciano de Jesús María, al que cariñosamente todos conocían como Don Yoyo, y quien contaba con 84 años de edad , fue abatido por los elementos castrenses a las 9:00 de la noche, dentro de su domicilio ubicado en la calle Mariano Escobedo, entre Manuel Estrada y Fray Bernardo de Balbuena, en la colonia Miguel Hidalgo, en la Ciudad de Culiacán. Esta víctima fue literalmente ejecutada por los militares a mansalva, pues supuestamente estaban en la búsqueda de Néstor Isidro García “el Nini”, quien es jefe de seguridad de Ovidio.

Es obvio que el anciano de 84 años no era la persona que buscaban los elementos castrenses, pero de igual forma fue asesinado de forma artera.

Ante esta situación familiares de los hoy ya desaparecidos, contactaron a la activista para poder iniciar la búsqueda desesperada de sus familiares y Delia Quiroga se encontró con un escenario aterrador e infernal, al constatar y documentar la masacre que dio en la sindicatura de Jesús María, enclavado en la zona oeste de la ciudad de Culiacán, Sinaloa.

Al arribar la activista pudo documentar cientos de testimonios de pobladores, que incluso señalan que el Ejército se llevó muchos cuerpos y los fue a tirar a la presa cercana a esa sindicatura, lugar que está fuertemente custodiado por elementos castrenses, quienes amenazaron a la activista y a su equipo al arribar en busca de documentar lo que ahí sucedía.

Los elementos castrenses les ordenaron que se fueran de forma inmediata o los iban a matar.

Delia Quiroga quien cuenta con diez años de experiencia en esas situaciones, no se amilanó y siguió documentando todo.

Las fotos y videos que hay de los muertos y de civiles que han ido apareciendo al pasar los días después del desastroso operativo militar, dan cuenta de la barbarie que las fuerzas armadas mexicanas cometieron en contra de la población civil.

B

La activista ha logrado recuperar videos en donde se observan el momento en el que soldados disparan desde un helicóptero del Ejército, de los cuerpos de los soldados masacrados en el predio de Ovidio Guzmán y posteriormente en la morgue.

Tan mal planeado fue dicho operativo que incluso a uno de los lugartenientes de Ovidio Guzmán, apodado El Capitán Furia, había sido llevado en calidad de muerto al Servicio Médico Forense de Culiacán y ahí en la plancha personal del lugar se dio cuenta de que estaba vivo, por lo que lo llevaron de forma inmediata a un hospital.

Incluso hay niños que están en la Clínica Culiacán, heridos de bala y de gravedad, cuyos familiares por el terror de que los vayan a ejecutar también no quieren denunciar.

La activista a petición de los familiares de los desaparecidos pidió la intervención de las Naciones Unidas, por los crímenes de desaparición forzada entre otros, a lo cual la ONU ya respondió. A través de la Subdivisión de los Tratados de los Derechos Humanos, a cargo de Ibrahim Salma, indicó que ya le fue solicitado un informe al Gobierno de la República, mismo que debe entregar antes del 26 de enero, en el cual debe describirse de manera detallada sobre lo que está sucediendo en esa sindicatura de Jesús María, en Culiacán, Sinaloa.

Delia Quiroga considera que es obvio que el presidente Andrés Manuel López Obrador no va a responder y mucho menos las fuerzas armadas, sin embargo, es un importante antecedente legal el que la ONU reconozca que en México se están dando crímenes de lesa humanidad y que están siendo documentados.

A pregunta expresa por este periodista, la activista y buscadora de desaparecidos, mencionó que es muy grave y lamentable lo que está sucediendo en Sinaloa, pues hay mucho daño colateral y nadie se está responsabilizando de todas las víctimas y de los desaparecidos, mencionando que siguen llegando cuerpos al Forense, que tienen huellas de torturas, aduciendo que los militares están haciendo detenciones, interrogatorios que incluyen tortura y que derivan en la muerte, a civiles, por parte de los elementos militares.

Para concluir, Delia Quiroga mencionó que ella desea dejar en claro que está ayudando y asesorando a las familias de los desaparecidos y de las víctimas de daños colateral, que no está a favor del narcotráfico ni del Gobierno ni del Ejército que está perpetrando estas terribles matanzas a la población civil, que nada tiene que ver, pues su único pecado fue vivir en esa sindicatura de Culiacán Sinaloa.

Facebook Comments

GRACIAS A TU DONATIVO PODERMX SIGUE SIRVIENDO A LA COMUNIDAD.