Atusa se niega a pagar gastos de usuario tras volcadura

Atusa no cumplió. La empresa no ha cubierto los gastos médicos de al menos una de las víctimas del accidente que registró una de sus unidades hace más de dos meses. “¿Y así quieren aumentarle al transporte?”, cuestiona Ana Salinas, una de las usuarias afectadas por el accidente protagonizado por un chofer que viajaba intoxicado al momento del percance.

Pasaron ya más de dos meses de este incidente en el que 16 pasajeros resultaron lesionados y aunque Auto Transportes Urbanos (Atusa) aseguró días después que ya se habían pagado los gastos de los pasajeros que resultaron heridos, la usuaria en cuestión sigue esperando se le atienda.

En un oficio firmado por Manuel González Padilla, presidente del Consejo de Atusa, se indica que Atusa “cubrió los gastos médicos generados” en el Hospital General. Sin embargo, en entrevista con PoderMX Ana Salinas asegura que pese a su clamor, ninguna autoridad le ayuda a que se le pague lo que ya perdió.

La empresa le ha insistido mucho en que le otorgue el perdón al chofer, a cambio de diversas “ayudas”, pero ella tiene claro que si lo hace, jamás volverá a saber de ellos. “Si así no me quieren responder por los gastos, si les firmo el perdón menos me darán respuesta”, considera la afectada.

Narra que ella y su mamá eran parte de los 16 pasajeros que resultaron heridos en la volcadura. “Perdí mi trabajo porque duré días sin poder ir y todavía no me recupero de las lesiones que sufrí”, dice.

Ahora, la empresa le ha dicho que debe ser el chofer quien le pague los gastos, no ellos, ya que él es el responsable del accidente y no la empresa, aunque ésta aseguró hace meses haber atendido los gastos de cada afectado,

En diciembre pasado el subprocurador de Justicia Zona Mexicali, Fernando Ramírez Amador, dijo que debido a que los delitos que se le imputaron al chofer, éste seguiría su proceso en libertad, llevando un brazalete con localizador en el tobillo y tener que firmar su libertad condicional cada quince días, durante tres meses.

“No puedo creer que no les importa la gente que usa sus camiones, si gracias a todos los que usamos camiones tienen para comer”, dice la usuaria que considera una burla el comunicado emitido por la empresa concesionaria de transporte público.

A la fecha Ana sigue sufriendo dolores en la espalda y la cadera, además de que su cuello está inflamado, por lo que debe tomar medicamento controlado, el cual es costoso y le resulta difícil, aún más por haberse quedado sin trabajo pues se ausentó como consecuencia del accidente.

Hoy la afectada sólo pide lo que por ley le corresponde por las lesiones que sufrió, pero principalmente le pide a las autoridades que le ayuden a que quienes deben responder por los daños lo hagan lo antes posible.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.