“Es tiempo de actuar, es hora de decir a los que obstruyen, retrasan o bloquean leyes de sentido común (en referencia a la legislación sobre las sarmas): No olvidaremos”, declaró el presidente de los Estados Unidos Joe Biden, recién llegado de su gira por Asia.

Texas. Un tiroteo en la Escuela Primaria Robb, ubicada en Uvalde, Texas, dejó un saldo de 19 niños y 2 profesores muertos, el mediodía de este martes, según la actualización de los reportes de autoridades locales. La responsabilidad del ataque se le atribuye a Salvador Ramos, un joven de 18 años que mató a su abuela antes del ataque contra los estudiantes de la escuela.

Se trata de la segunda peor tragedia de este tipo en la historia de Estados Unidos, apenas superada por la masacre en la escuela de primaria de Sandy Hook, en Newton, Connecticut, cuando Adam Lanza, un joven de 20 años, tras disparar a su madre, mató a 26 personas, incluidos 20 niños de 6 y 7 años, para luego suicidarse.

El gobernador de Texas, Greg Abbot, confirmó que el atacante -al parecer solitario- dio muerte a catorce estudiantes y a un maestro, para después quitarse la vida.

 

Eran las 12:17 horas de este martes 2 de mayo cuando el Distrito Escolar Independiente Consolidado de Uvalde (UCISD, por sus siglas en inglés) reportó la presencia de un “tirador activo” en Robb Elementary. Para entonces la Policía local se encontraba ya en el sitio.

Uvalde se encuentra a unos 136 kilómetros hacia el oeste de la ciudad de San Antonio. Ahí se enseña a alumnos de segundo y cuarto grado y su población hasta el año anterior era de 535 educandos. Este próximo jueves sería el último día de clases.

Estados Unidos, donde el derecho a poseer armas de fuego está consagrado constitucionalmente, es el único país del mundo en que se repiten de forma recurrente las matanzas por armas de fuego en colegios e institutos.

En la más reciente, el último día de noviembre de 2021, un adolescente de 15 años mató a cuatro estudiantes a sangre fría e hirió a otros seis y a un profesor en la escuela secundaria de Oxford (Míchigan), una pequeña ciudad al norte de Detroit.

El ataque fue considerado por las autoridades como “acto terrorista” y “asesinato” y sus padres también fueron procesados.

Facebook Comments

GRACIAS A TU DONATIVO PODERMX SIGUE SIRVIENDO A LA COMUNIDAD.