Testimonio de víctima: ‘Nadie le va a hacer caso a una vieja babosa’

Carmen comparte el infierno que vivió en su matrimonio.

Carmen se casó a los 25 años, enamorada. “Ya sabía lo que hacía”, recuerda, pues ya no era una niña, pero aún así fue durante muchos años víctima de la violencia doméstica. Ofensas, amenazas y golpes de su marido eran parte de su vida cotidiana.

Él era alcohólico y ella, asegura, no lo sabía. “Se salía a tomar en ayunas”, recuerda al compartir su testimonio para radioescuchas de Primera Voz. Se animó, explica, al conocer el caso de Valeria, la joven asesinada este fin de semana, al parecer víctima de violencia de este tipo.

Con la voz entrecortada, recuerda que la pesadilla comenzó hace 52 años cuando se casó, y dio fin hace poco, después de conocer a Dios y darse cuenta que ella tenía derecho a salir adelante, que no se merecía ser tratada así.

Carmen piensa que haber crecido con un padrastro que no la trataba bien fue pieza clave para que la violencia se apoderara de su vida en su edad adulta.

Su esposo, cuando la golpeaba le amenazaba: “ni te vayas a quejar, ni vayas te van a hacer caso…tienen muchas cosas que hacer (las autoridades) como para hacerle caso a una vieja babosa, pendeja”.

Era común que los golpes, los insultos y los malos tratos, los recibiera frente a sus hijos, quienes vivían también en el terror de la violencia familiar.

Así pasaron muchos años hasta que una literal sacudida la hizo darse cuenta de lo mal que estaba. Recuerda que toda la familia fue a la boda de unos familiares de su esposo y durante el convivio ella hizo un comentario que a él le molestó al grado que le dio una cachetada tan fuerte que la arrojó contra la pared y con su cuerpo rompió la pared en la que cayó, la cual estaba hecha de cartón de yeso.

“Esa fue la última vez que me golpeó…y yo dije ni una vez más”, recuerda la señora, quien confiesa que ha decidido compartir su testimonio para que las jóvenes de hoy no caigan más en este tipo de cuestiones y que denuncien a tiempo a sus agresores.

Denuncia oportuna, vital para acabar con la violencia

Es precisamente la denuncia ciudadana y la atención oportuna la que podrá erradicar de Mexicali la violencia doméstica, consideró la coordinadora de la Unidad de Violencia Intrafamiliar (UVI) de la Policía Municipal de Mexicali, Cruz Amelia Ahumada Luna.

Entrevistada esta mañana en Primera Voz, dijo que esta área atiende tres áreas fundamentales en estos casos, que son la violencia física, psicológica, económica y sexual. Es esta área la que interviene cuando al teléfono de emergencias 911 se reporta un caso de estos tipos. A estos eventos se les atiende con la prioridad más alta, asegura.

“Difundimos que existen instituciones que atienden específicamente este rubro de violencia”, afirma Ahumada Luna, quien indica que la problemática se atiende en coordinación con otras dependencias.

Las señales de alerta

La víctima puede ser hombre o mujer, desde un niño a un adulto mayor, aclara la Coordinadora.

Lo primero que se detecta es que la víctima explica sin fundamento las lesiones que presenta, al no coincidir las características de un puñetazo con el de una puerta, por ejemplo.

También es común que la víctima comience a aislarse de su familia y de sus amigos, además de volverse también una persona agresiva. Insistió en que estas características suelen presentarse también entre niños.

Lo más lamentable, comenta la oficial, es que en muchos casos que les ha tocado atender, la víctima se retracta de su denuncia y vuelve a recibir a su agresor en su familia, en su casa. Incluso hay casos de este tipo en los que la víctima fue finalmente asesinada por su pareja, después de haberla aceptado de regreso.

Ahumada Luna invitó a la población a que denuncien este tipo de casos. Aclaró que no solamente las víctimas pueden hacerlo, sino también los vecinos, amigos y conocidos quienes, al detectar indicios de violencia doméstica pueden hacerlo saber a la autoridad.

Cruz Amelia recordó que UVI está compartiendo pláticas sobre violencia doméstica en preparatorias para preparar a los jóvenes a detectar este tipo de casos a tiempo, en el noviazgo. En este sentido vio muy difícil que alguien que en esta etapa cambie para bien al casarse.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.