En el día de su cumpleaños dan último adiós al obispo Pepe Álvarez

Así lució la Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe durante la misa del padre Pepe Álvarez.

“¡Qué mejor regalo que celebrar tu cumpleaños junto a Dios!”, es uno de los muchos comentarios que pueden leerse en la página de Facebook del padre José Fortunato Álvarez Valdez, donde familiares y amistades han comenzado a compartir fotografías y anécdotas del requinto de la rondalla del Salva que se convirtió en Obispo de la Diócesis de Gómez Palacios, Durango.

Hoy el padre Pepe Álvarez estaría cumpliendo 51 años. En su honor cientos de feligreses de la Iglesia Católica le dieron el último adiós luego de fallecer el pasado miércoles aquí en su natal Mexicali, donde se recuperaba de un añejo problema de salud. Por eso al final de su misa, entre aplausos y lágrimas, le cantaron Las Mañanitas y le aplaudieron.

La Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe estaba llena antes de iniciar la ceremonia. Se habilitó el Auditorio Juan Pablo II para que quien gustase, pudiera seguir la eucaristía que se proyectó en una pantalla.

Más de una decena se quedaron afuera del templo para despedir el cuerpo del sacerdote, a su salida. La Policía Municipal cerró parcialmente el tránsito por las calles aledañas, la calle Morelos y la avenida Reforma, para facilitar el acceso a quienes acudieron a este último adiós.

La eucaristía de exequias fue presidida por el obispo de la Diócesis de Mexicali, José Isidro Guerrero Macías, quien en punto de las 12:00 de mediodía entró detrás de la procesión de sacerdotes, amigos y seres queridos del Padre Pepe. Al frente, un ataúd de madera, con la túnica, la mitra y el báculo, parte de la vestimenta que le acompañó desde marzo del 2016, cuando fue nombrado Obispo.

El padre Pepe Álvarez, hace un año, en la celebración de su cumpleaños número 50.

En su reflexión, Guerrero Macías hizo una reseña de la vida espiritual del Obispo quien falleciera las primeras horas del miércoles pasado en Mexicali, donde se restablecía de una intervención quirúrgica a la cual fue sometida en la Ciudad de México, en marzo pasado.

“Gracias, muchas gracias, descanse en paz”, mencionó el Obispo al final de su mensaje, para continuar con la misa.

Al final de la misa, su padre, Fortunato Álvarez Enríquez, agradeció a la comunidad que les acompañó en la misa de Acción de Gracias. “Sus dones los puso al servicio de la comunidad. Quiero darle gracias a Dios por el don de la vida”, mencionó a los presentes.

“Esto es una muestra de la solidaridad cuando es ejecutada con acciones y palabras…es una realidad que la solidaridad nos hermana y nos hace fuertes como familia y como sociedad, dijo.

Después de la bendición, los restos del Padre Pepe fueron retirados por el pasillo principal de la Catedral, mientras la rondalla con la que tocó en su juventud, cantaba Solo Dios Basta, Virgencita Morena, Las Mañanitas y el Sueño Imposible.

El obispo de la Diócesis de Mexicali, José Isidro Guerrero Macías, dándole la bendición al Padre Pepe”.

Su breve historia

El padre Pepe Álvarez nació en la ciudad de Mexicali, Baja California, el 8 de noviembre de 1967 y es el tercero de cinco hijos que forman la familia de José Fortunato Álvarez Enríquez y Gloria del Carmen Valdez. En marzo de 2016, llegó a la ciudad de Gómez Palacio tras ser designado por el Papa Francisco.

El pastor de la Diócesis ubicada en el norte de México, llegó a este cargo luego de desempeñarse como párroco de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, en Mexicali.

Fue estudiante del Seminario de Mexicali y obtuvo una licenciatura en Derecho en la Universidad Iberoamericana del Noroeste. También una Licenciatura en Teología y Ciencias Patrísticas en el Instituto Patrístico Agostiniano, universidad romana adscrita al Vaticano.

Se ordenó sacerdote el 31 de mayo de l1998 y fue coordinador diocesano de la pastoral vocacional y vicario de la Catedral, así como canciller, párroco de Nuestra Señora de la Caridad de la Medalla Milagrosa, y decano.

Se desempeñó en la Diócesis de Mexicali también como defensor del vínculo del Tribunal Diocesano y fue miembro del Consejo Presbiterial, del Colegio de Consultores y del Consejo de Economía.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.