Exponen lazos fraternos México y China

Como el primer paso de una estrategia más amplia para rescatar espacios públicos en el primer cuadro de la ciudad, la tarde de este domingo fue inaugurado el mural “La Chinesca” del artista Jesús Fino y que fue financiado por comerciantes aledaños al lugar.

La obra, de unos diez metros de largo y cinco de alto realizada bajo la técnica de acrílico, se ubica en la esquina de las calles Ignacio Altamirano y avenida Sebastián Lerdo de Tejada justo en donde se encontraba anteriormente una sucursal bancaria. Jesús Fino, el artista responsable del mural, explicó que se tomaron en cuenta características propias de la cultura oriental y de la propia historia local.

Los gatos, ubicados en los costados del mural, representan la abundancia, además que son tradicionales en los comercios chinos del Centro Histórico. Los dragones, pintados a los lados de los felinos, significan prosperidad y forman parte de una de las actividades principales en el año nuevo oriental, explicó el artista. Destacan además las imágenes del desierto, el agua (el Río Colorado) y el algodón del Valle de Mexicali, explicó el muralista.

Por su parte, el presidente del Comité Ciudadano del Centro Histórico, Rubén Chen, explicó que la intención de colocar el mural en este punto exacto de esta parte de la ciudad es que en esta esquina convergen el barrio chino y la comunidad japonesa que también se ubico en la zona.

La Chinesca es la primera de ocho obras pictóricas que se tienen proyectadas para el primer cuadro de la ciudad con la intención de embellecer áreas de mucho tránsito de personas y que actualmente se encuentran abandonadas y causan un mal aspecto a los visitantes.

“El centro es donde nació la ciudad de Mexicali. Tiene un gran valor histórico y cultural. Actualmente está en una etapa de descuido y decadencia. Sin embargo, (el rescate) es un trabajo que se tiene que hacer entre la sociedad y los tres ordenes de gobierno para encontrar las mejores condiciones de desarrollo económico y social dentro del área” sostuvo el comerciante de ascendencia cantonesa.

El mural representó una inversión aproximada de 6 mil pesos. El siguiente prodría ubicarse sobre la avenida Reforma, entre José Azueta e Ignacio Altamirano, y uno más sobre el boulevard Adolfo López Mateos entre las mismas calles.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.