Reportan hallazgo de restos de vaquita víctima de red totoabera

La asociación ambientalista Sea Shepherd reportó el hallazgo de los restos de una vaquita marina que habría sido víctima de una red de emnalle ilegal, de las utilizadas para pescar totoaba. La organización compartió el video y fotografías de esta localización que registraron el pasado 12 de marzo en el Mar de Cortés, cerca de San Felipe. Esta sería la primera vez desde hace cuatro años que se estaría documentando la muerte de una marsopa en redes de enmalle.

El hallazgo se da justo el día en que el titular de la Secretaría de Pesca estatal, Matías Arjona Rydalch, visitó San Felipe y se entrevistó con pescadores, para ofrecerles apoyo en lo que queda de la presente administración, para paliar la crisis que se ha desatado en la comunidad porteña tras la veda decretada por el gobierno federal.

Sea Shepherd, que desde el 2015 mantiene presencia y vigilancia en la zona del Alto Golfo de California, en lo que han llamado Operación Milagro, con apoyo de la Marina mexicana, dio a conocer a través de su página oficial que la tarde del martes anterior, cuando retiraban del mar una red ilegal en la embarcación Farley Mowat,  localizaron flotando los restos de lo que parecía ser un ejemplar de la especie que se encuentra en peligro de extinción, de la cual se calcula existen cerca de 20 con vida.

De acuerdo al reporte de la organización internacional, la vaquita, es víctima incidental de las redes que buscan atrapar totoabas, por ser de un tamaño muy similar.

“Las totoabas están siendo capturadas para bastecer un lucrativo mercado negro de sus vejigas natatorias, que se venden como sopa medicinal en Asia”, señala el reporte, que además precisa que es únicamente el 5% de su cuerpo lo que se utiliza para este fin, mientras que el resto se desecha.

La tripulación acercó al cadáver un drone, el cual confirmó a distancia que el animal estaba ya en avanzado estado de descomposición. Con apoyo de la Marina, un equipo de botes pequeños se acercó a la marsopa que se alejaba del barco flotando. La científica Laura Sánchez narró: “El estado de descomposición del cuerpo del cetáceo era demasiado avanzado para que podamos identificarlo….la ausencia del cráneo dificultó aún más la situación”.

Después de enviar fotografías preliminares a expertos en mamíferos marinos y asesores científicos de Sea Shepherd, se determinó que la morfología y la longitud coincidían con el cuerpo de una marsopa, aunque será necesario un análisis genético es necesario para confirmar la identidad de la especie, por lo que los restos fueron entregados a las autoridades gubernamentales para su identificación.

Sea Shepherd está trabajando en colaboración con entidades de gobierno mexicanas como la Semarnat, la Marina Armada de México, Conapesca, Profepa, Conanp, entre otras, para garantizar que se tomen medidas urgentes para proteger a la vaquita marina.

Este hallazgo se contrapondría a los comentarios desatados en el área del Alto Golfo de California de que las redes de enmalle no son una amenaza para las vaquitas y otros cetáceos.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.