Mexicali. La Fiscalía General del Estado detuvo, presentó y obtuvo vinculación a proceso contra Nancy Leonor y Omar Adolfo, madre y padrastro -respectivamente- de Iván Francisco, el niño de 4 años asesinado golpes el pasado 10 de mayo en su domicilio. El testimonio de sus hermanos ‘hundió’ a la pareja, al narrar los últimos días y horas del pequeño víctima de violencia doméstica.

Iván Francisco, quien llevaba al menos dos años sufriendo violencia doméstica, según existe documentación oficial, murió las primeras horas del 10 de mayo, pero comenzó a ser golpeado una noche antes. Estaba atado de pies y manos y era reprendido por no querer comer.

Según el testimonio de sus hermanos, el niño era golpeado constantemente. Vomitaba el alimento y recibía golpes del padrastro y gritos de su propia madre.

La noche en que murió, estaba sujetado de pies y manos y pedía a gritos que le dejaran de golpear. Llegó un momento en que perdió el conocimiento y no volvió a despertar.

Su padrastro usaba una varilla -al parecer una antena de automóvil- para reprimir al niño que no tenía defensa contra las agresiones.

El Servicio Médico Forense confirmó que el pequeño tenía heridas recientes -las cuales le causaron la muerte-, pero también golpes a mediano y largo plazo, así como desnutrición y una infección severa.

Vecinos de la calle Lago del Sol, de la privada Volta II, del fraccionamiento Lagos del Sol, dijeron que desde hacía mucho no lo veían en la calle, jugando.

Este jueves, Nancy Leonor, de 21 años de edad, y su pareja, Omar Adolfo, de 30, fueron vinculados a proceso por un Juez de Control, quien determinó un lapso de cuatro meses para concluir la investigación al respecto.

Ambos, vestidos con los trajes color naranja, como los internos del Cereso de Mexicali, permanecieron sentados escuchando a la Representación Social dar lectura de la narración de sus propios hijos sobre la situación de Iván Francisco, sus últimas horas y la vida que ambos le daban.

Iván Francisco había sido llevado dos años antes a revisar por su padre biológico -ya fallecido- quien sospechaba que era víctima de abuso. El estudio que entonces se le realizó confirmó esta teoría, sin embargo la autoridad no tomó acciones contundentes al respecto, no hubo seguimiento y el pequeño siguió viviendo con quienes lo victimizaban a diario.

Al momento de su muerte, el pequeño tenía once costillas rotas, diversas lesiones en la cabeza y el cuerpo. La causa de su muerte fue traumatismo craneano torácico abdominal.

Hoy su propia madre y su padrastro enfrentan acusaciones por los delito de homicidio calificado por ventaja y homicidio agravado en razón de parentesco.

Facebook Comments