Luis Álvarez/PODERMX

La mañana de este martes el llamado en redes sociales fue extenso por parte de miembros de Mexicali Resiste. Les esperaba, decían, un inminente desalojo de las afueras de donde se construye la planta cervecera Constellation Brands, en el ejido El Choropo, en el Valle de Mexicail, donde desde hace meses se mantiene un campamento de manifestantes que se oponen a que les doten de agua a la empresa.

Policías evitan que manifestantes se interpongan en el paso del trascabo que realiza trabajos en el Valle de Mexicali. FOTO: Cortesía Canal 66.

Decenas de policías estatales, ministeriales y municipales llegaron desde temprano a la zona donde se lleva en una zanja agua a la empresa que se espera entre en operaciones en un año y medio.

El paso hacia el lugar donde se realiza la protesta fue cerrado por elementos policiacos metros antes, por lo que los reporteros tuvieron que caminar a través de un predio hasta llegar al sitio de la protesta.

Eran gritos y reclamos frente al cerco de los policías ataviados con equipo anti motín, que después se pasó a los empujones, a las pedradas, baños de tierra y  jaloneos desde ambos bandos.

El lunes anterior, la Cespm emitió un comunicado que señalaba a supuestos manifestantes como los responsables de fisurar un tubo que derramó miles de litros de agua en la zanja abierta. Dijo la parasestatal que tomaría las medidas legales correspondientes contra los responsables de este incidente, en tanto que representantes de manifestantes se reservaron emitir una opinión.

Ya este martes, en la reyerta resultó herido Roberto López, reportero del Canal 66 quien recibió una pedrada en la cabeza, así como un agente policiaco. Policías de las diversas corporaciones y guardias de seguridad fueron bañados con tierra, agua, orines y heces fecales.

[wzslider autoplay=”true” lightbox=”true”]

El abogado José Luis Solorio Ramírez intentó calmar los ánimos de los manifestantes y de los mismos policías, al hacer un llamado a sus conciencias.

Los agentes intentaban evitar que los activistas se interpusieran en la zanja que abrían para instalar una tubería que habrá de abastecer la planta del vital líquido, pero no pudieron. Lo que sí pudieron fue destruir a pedradas sus ventanas, por lo que se retiró el trascabo, para regresar, a los minutos otro que seguiría la obra, pero también regresaron loa empujones.

Para las 13:00 horas la tensión se diluyó un poco, aunque la presencia tanto de manifestantes como de policías permanecía en el lugar.

Facebook Comments