ESPECIAL EL PAÍS

Ciudad de México. Legisladores de MORENA sacaron este martes una de las votaciones más importantes del gobierno del presidente Andrés Manuel López obrador y de quien lo vaya a suceder en el cargo. Gracias a los votos del PRI y a la incorporación de algunos cambios en el proyecto inicial, como la supervisión de las Fuerzas Armadas por el Senado, López Obrador logró su objetivo de mantener al Ejército en tareas de seguridad en las calles hasta 2028.

El resultado de este martes se cerró con 87 votos a favor, 40 en contra y ninguna abstención. Suficiente para rebasar el umbral de las dos terceras partes de la Cámara gracias a los votos de destacados opositores como Sylvana Beltrones, del PRI, o Miguel Ángel Mancera del PRD. De esta forma, se logró dar la vuelta a una votación que hace solo dos semanas, Morena tenía perdida.

El nuevo proyecto salió adelante gracias a la incorporación de controles parlamentarios cada seis meses que han resultado clave para destrabar el asunto. En esta ocasión, Morena presentó un proyecto de ocho hojas, en vez de las tres del primer proyecto, y se incluye la creación de una comisión bicameral que evaluará periódicamente los informes que le hará llegar la Secretaría de la Defensa con el desempeño de los soldados. El respaldo final llegó después de que los grupos parlamentarios acordaran a última hora adelantar el dinero del presupuesto que se asignará a los estados y municipios para el fortalecimiento de policías locales. En lugar de 2024 ese dinero estará disponible desde 2023. Los Gobernadores establecerán, además, un fondo de apoyo a las instituciones de seguridad pública de los municipios, en especial aquellos con menor población o mayor grado de marginación. En el fondo de la discusión está la ausencia de policías locales capaces de garantizar la seguridad en el país.

Otro de los controles incorporados es una evaluación periódica del desempeño del Ejército en materia de seguridad pública así como la facultad del legislativo para revisar la capacitación de soldados. “Es decir, controles parlamentarios del Legislativo sobre las Fuerzas Armadas, que no existen hasta ahora excepto en la Guardia Nacional”, resumió el jefe de la bancada de Morena, Ricardo Monreal. “Ahora tenemos una estrategia bien redactada y un órgano de control”, añadió desde la tribuna durante la votación.

El trascendental debate se celebró en un ambiente cargado de crispación e insultos. ”Buenas tardes, bola de corruptos”, empezó diciendo la panista Lilly Téllez al comenzar su intervención refiriéndose a los senadores de Morena. Desde su escaño, la Rocío Abreu, respondió a Téllez de tener doble moral y la acusó de “acostarse con medio TV Azteca”.

Desde el bloque opositor los cambios introducidos fueron considerados una “vacilada” y una “simulación”. El PAN se levantó de la mesa de discusión, pero el PRI, Movimiento Ciudadano y el Partido de la Revolución Democrática incorporaron modificaciones y finalmente proporcionaron los votos necesarios para que el proyecto saliera adelante. Por el grupo plural, el senador Germán Martínez alzó la voz cuando afirmó que quería ver “derrotados y humillados a los hijos de la chingada criminales. Ellos son a los que quiero ver derrotados. Yo quiero ver glorioso a mi Ejército y no le falto al respeto al decir que de su fuerza pública debe rendirle cuentas al Congreso. Quiero ver un México en paz civil, no un México en paz militar”, señaló antes de votar.

Facebook Comments

GRACIAS A TU DONATIVO PODERMX SIGUE SIRVIENDO A LA COMUNIDAD.