CUBÍCULO DE COMUNICACIÓN: Todo lo que digas será al revés

Alejandro Contreras

En algún momento lo intangible y superficial de las redes sociales se vuelve tan real que la presión social y ataques personales pueden ser verdaderamente insoportables.

Armando Vega Gil, músico, escritor, cineasta y fundador del grupo Botellita de Jerez, se suicidó tras no soportar el acoso en redes sociales tras una denuncia anónima de una mujer que aseguró que había sido abusada sexualmente por él a los 13 años.

Todo esto se realizó a través de la cuenta de Twitter @MeTooMúsicosMexicanos que recopila y publica denuncias de acoso sexual o abuso de mujeres, en este caso, por parte de artistas mexicanos.

Las denuncias son anónimas y aun cuando la cuenta asegura que se investigan, no hay investigaciones formales en proceso de lo que ahí se expone, o se exponía, porque fue cerrada tras la muerte del músico.

El movimiento #MeToo surge en 2017 como un hashtag para denunciar agresiones y acoso sexual a mujeres. Desde entonces ha sido replicado por personalidades y adaptado a las distintas sociedades.

Lo ideal sería que el valor para denunciar en una red social se trasladara al ámbito legal y jurídico para que los culpables sean investigados y no sólo linchados públicamente por usuarios de twitter.

No sabemos si Armando Vega Gil hizo lo que se le acusó, porque sólo quedó en mensaje a la cuenta en cuestión quienes a su vez lo publicaron convirtiéndole de inmediato en culpable y hasta considerar que alguna amenaza de suicidio era un chantaje.

Y tal como se escucha en un audio que grabó el músico “Aunque se supiera la verdad, se aclarara, ya me hicieron polvo, ya no tengo credibilidad como músico, fotógrafo y como escritor”.

Y sí, el suicidio fue una decisión personal y consciente del artista, no puede culparse a nadie más del hecho.

Lo que se debe señalar y exigir es que cuentas cómo esta no se conviertan en tribunales anónimos con calidad moral auto otorgada.

Que las mujeres hablen, que los hombres hablen, que todos como sociedad exijamos igualdad y respeto, pero de frente, dispuestos a defender y sostener lo dicho.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.