Exige ‘Kiko’ intervención federal ante crisis; vienen 300 federales más

Pide que el tema se a tratado como un asunto de seguridad nacional.

El gobernador de Baja California, Francisco Vega de Lamadrid, solicitó la intervención inmediata del Gobierno Federal mexicano ante la crisis generada por la presencia de casi 9 mil migrantes centroamericanos en la entidad fronteriza, fenómeno que se salió de control este domingo al intentar cientos de ellos invadir territorio estadounidense y ser repelidos con gases lacrimógenos y balas de goma. De inicio la federación dispuso el envío de 300 policías federales más.

Como una exigencia al más alto nivel, el Jefe del Ejecutivo emitió este mensaje público a través de redes sociales, haciendo saber a la población de Baja California que desde que se valoró la magnitud de lo que se venía, fue solicitada la ayuda que no ha llegado.

Pidió al presidente de México, Enrique Peña Nieto, que la situación migratoria extraordinaria que se vive en Baja California, sea atendida como un asunto de seguridad nacional y se le dé así el tratamiento correspondiente, pues se trata de un tema de competencia federal, además de que esta problemática sobrepasa la capacidad de atención de las autoridades locales.

Tras el descontrol registrado este domingo, elevó una enérgica protesta y demandó al Gobierno Federal que de manera inmediata, ejerza sus facultades en materia migratoria, para establecer los controles que corresponden, en estricto apego a las leyes mexicanas y los derechos humanos que le asisten a toda persona.

“Señor Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, con la voz de las y los bajacalifornianos, le pedimos respetuosamente que gire las instrucciones que correspondan para que de una vez por todas el Instituto Nacional de Migración haga su trabajo, para que estos migrantes se apeguen a nuestras leyes migratorias y aquellos que violen estos ordenamientos, sean sujetos de inmediato al proceso de deportación que corresponde”, señaló el Gobernador.

Señaló además la necesidad de que se canalicen a la brevedad los recursos necesarios para soportar los costos básicos de alimentación, higiene, salud y alojamiento de los casi 9 mil migrantes centroamericanos que ya se encuentran en Baja California, los cuales advirtió, ya han estado gestionando desde que se hizo un cálculo de la magnitud del problema y de lo cual tampoco se ha tenido una respuesta, por lo que dicha necesidad se ha estado soportando con recursos de los bajacalifornianos, tanto económicos como humanos.

Otra solicitud que se hizo, al Gobierno federal se refiere a que el albergue habilitado para atender a la caravana en la ciudad de Tijuana sea atendido por personal especializado en asuntos migratorios, ya que ni el estado ni el municipio disponen de personal acreditado para ese tipo de funciones.

En su mensaje reiteró al Presidente de la República la necesidad urgente que esta problemática extraordinaria se atienda con la participación activa de todos los países involucrados, por lo que le solicitó además se establezcan las acciones diplomáticas con los países centroamericanos de donde provienen estos migrantes, así como que se fortalezcan las acciones conjuntas con el gobierno norteamericano para atender esta crisis y buscar una solución, evitando así que se extiendan las afectaciones a la vida cotidiana de las y los habitantes de Baja California.

E insistió en la solicitud de que se reoriente hacia otros puntos fronterizos el flujo de migrantes que vienen transitando por el país con rumbo a Baja California, pues en este momento el número recibido sobrepasa la capacidad de atención de las autoridades locales.

“Reitero a los bajacalifornianos que la prioridad del Gobierno del Estado es salvaguardar la seguridad y la tranquilidad de quienes aquí viven, por lo que seguiremos levantando la voz para que el Gobierno Federal atienda como corresponde este tema que es de su competencia por tratarse de un asunto de migración”, dijo.

Enviarán 300 policías federales más

Durante la reunión del Grupo de Coordinación que se efectuó en Tijuana luego de la reyerta registrada en la ciudad de Tijuana, el comisionado de la Policial Federal, Malenich Castilla Craviotto, anunció el arribo al municipio de 300 elementos más de la corporación para sumarse a las tareas de seguridad en torno a esta situación migratoria.

Su objetivo, dijo, es evitar que se repita una concentración e irrupción masiva de estos migrantes, que ponga nuevamente en riesgo el cruce fronterizo más transitado del mundo, como es el de Tijuana – San Diego.

En la reunión donde además se evaluaron los hechos registrados recientemente, estuvieron presentes el general Gabriel García Rincón, comandante de la Segunda Región Militar, los presidentes municipales de Tijuana, Juan Manuel Gastelum; de Tecate, Nereida Fuentes y de Playas de Rosarito, Mirna Rincón, así como el secretario general de Gobierno de Baja California, Francisco Rueda Gómez, los titulares de las Secretarías de Seguridad Pública del Estado, la Procuraduría General de Justicia del Estado, y representantes de la Segunda Región Naval, el Instituto Nacional de Migración, de los Ayuntamientos de Mexicali y Ensenada, así como de la delegación de la Secretaría de Gobernación, entre otros.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.